Music for misfits: the story of indie- the diy movement

Como siempre, la BBC inglesa vuelve a sorprendernos con una nueva serie documental: “Music For Misftis – The Story Of Indie“. A través de tres episodios, contados en su mayoría a través de los propios protagonistas mediante fragmentos de entrevistas, nos adentramos de lleno en el nacimiento del movimiento indie en Reino Unido. Eran los años 70, momento en el que la industria musical estaban controlada por los grandes sellos discográficos, y en el que editar un álbum de manera independiente se antojaba como un sueño imposible.

Durante las tres próximas semanas iremos desgranando los tres episodios:

  1. The DIY Yourself
  2. The Alternative 80s
  3. Into The Mainstream

Mucho más que un estilo de música, el indie es un espíritu, una actitud y una forma de vida.

EPISODIO 1: THE DIY YOURSELF

En los años 70, la industria musical estaba controlada por los grandes sellos discográficos y la simple idea de editar un disco independiente era prácticamente imposible. En una época en la que incluso The Sex Pistols habían firmado por uno de los grandes, el “hazlo tú mismo” se convertía en un auténtico acto de rebelión contra lo establecido.

Fue la publicación de manera independiente del EP “Spiral Scratch” de Buzzcocks en 1976 lo que inició el cambio en las reglas del juego. La primera tirada de 1.000 copias, financiada por familiares y amigos de la banda, se agotó inmediatamente. Publicar de manera independiente era atractivo y pronto la idea fue expandiéndose.

Sellos indies (cada uno con distinto sonido) comenzaron a surgir por todo Reino Unido; desde Factory en Manchester, a Zoo en Liverpool, Postcard en Glasgow y Mute, Beggars Banquet y Rough Trade en Londres. Gente sin experiencia alguna se lanzaban y los fundaban, movidos exclusivamente por su pasión por la música y el deseo de ayudar a los artistas a tener plena autonomía creativa. Los nuevos sellos indies publicaban y distribuían la música ellos mismos; controlaban todo el proceso. Las mesitas de noche se convertían en improvisadas oficinas y los sótanos de las casas se convertían en estudios de grabación. Esto era básicamente el “hazlo tú mismo” y se convirtió en un movimiento cultural en contra de todo aquello que los grandes sellos ofrecían.

Estos sellos fueron fundamentales a la hora de encontrar nuevos sonidos para una generación hambrienta de cambio. Colas de grupos esperanzados esperaban a las puertas de las oficinas para dejar sus demos, y así es como surgió la nueva ola de bandas indies. Se trataba de un momento creativo fantástico en el que las bandas tomaban todas las decisiones sobre su imagen y música. Hablamos de formaciones como Joy Division, Throbbing Gristle, Echo And The Bunnymen, Orange Juice o Aztec Camera.

Con nueva músicas y sonidos en cada ciudad, Iain McNay (fundador del sello indie Cherry Red), tuvo la genial idea de establecer una lista de éxitos independientes que alimentaba a toda una generación de chicos que no se identificaban con los sonidos comerciales de la radio.

Próximo episodio: “Music For Misfits: The Story Of Indie – The DIY Movement“.