Incubus 8

Ayer se publicaba “8“, octavo larga duración de los californianos Incubus, tras un largo silencio desde aquel lejano y no muy acertado “If not now, when?” de 2011 y el EP “Trust Fall – Part A” de 2015.

Cuando Brandon Boyd y compañía entraron en el estudio para dar forma a lo que en un principio iba a ser “Trust Fall – Part B“, acabaron decidiéndose por editar un nuevo álbum completo. Su nuevo trabajo, publicado por Island Records, ha sido producido por Dave Sardy (quien ha trabajado con Royal Blood, Stone Temple Pilots, Paolo Nutini y Oasis entre otros) en colaboración con Skrillex.

A pesar de que ya habíamos podido escuchar algunos temas como “Nimble Bastard” o “State Of Art” durante las últimas semanas, no fue hasta ayer que “8” vio la luz oficialmente, estando disponible tanto en vinilo como en streaming a través de las principales plataformas.

Tras bastantes escuchas (acorde a nuestra cuenta de Last.fm), podemos decir abiertamente que no nos encontramos ante un nuevo “S.C.I.E.N.C.E.” o “Make Yourself” (sus mejores referencias probablemente), lo cual no quita que nos quitemos el sombrero ante el más que notable trabajo de los de Calabasas. Ante todo pronóstico, han conseguido un LP muy equilibrado, repleto de jitazos marca de la casa y cortes más experimentales, aunque siguen abusando de los medios tiempos más cercanos a la aventura en solitario de Brandon Boyd.

Lo primero que nos llama la atención es que “8” posee una estructura muy de vinilo, con un orden de temas muy pensado y bien seleccionado. La apertura del álbum es brutal (no nos extrañaría que abrieran sus conciertos con los dos primeros temas tal cual). En “No Fun” nos presentan un tremendo riff de puro rock alternativo además de un estribillo de esos que se te quedan incrustados a la primera. “Nimble Bastard“, único sencillo hasta la fecha, nos devuelve el espíritu de temas como “Megalomaniac” o “Light Grenades“.

State Of Art” es quizás lo más pop del disco; trabajo vocal exquisito de Boyd en esta perfecta banda sonora del típico sueño americano. “Glitterbomb“, “Undefeated” son dos medios tiempos marca de la casa, terreno en el que es cierto que se mueven como nadie, pero que no terminan de aportar nada nuevo. Con “Loneliest” vuelven a adentrarse en melodías más pop y cercanas a “The Wild Trapeze” (disco en solitario de Boyd).

Con el interludio a los años 50 “When I Became A Man” (nos encanta cuando se toman este tipo de libertades), llegamos a los últimos cuatro temas del disco, lo más interesante del álbum. El sonido y producción de “Familiar Faces” nos recuerda mucho a piezas del gran “Make Yourself“. Sin embargo, es a partir de aquí cuando Incubus alcanzan cotas más altas de calidad. Enormes los riffs de guitarra de Einziger y la base rítmica de Pasillas y Kenney en “Love In A Time Of Surveillance“, para nosotros el mejor tema. La instrumental “Make No Sound In The Digital Forest” es de lo más experimental que Incubus hayan escrito hasta ahora, con un sobresaliente trabajo de DJ Kilmore y en el que cualquiera diría que colabora el mismísimo John Frusciante (ex Red Hot Chili Peppers). Se trata de un auténtico viaje hacia el final del disco que es “Throw Out The Map“, que cuenta con una producción y mezclas tremendas, y en el que Pasillas y Kilmore vuelven a destacar.

En definitiva, Incubus nos presentan un disco de una calidad notable pero en el que quizás sobran alguno de los medios tiempos hacia la mitad del mismo.


Temas destacados: “Love In A Time Of Surveillance” y “Make No Sound In The Digital Forest“.

Sube el volumen y #SpinTheBlackCircle!

Reseña Panorama
"8" (Incubus)
75 %
Compartir
Artículo anteriorMás fechas para Grajo en Andalucía
Artículo siguienteThe War On Drugs estrenan “Thinking Of A Place”

Fundador de SpinTheBlackCircle.es. Melómano, #VinylJunkie, viajero y amigo de los perros. Tras su paso por Zona-Zero, BCAfterAll y LaExpress… es hora de #SpinTheBlackCircle!